Home Top Ad

La Redención de Cristo fue real y victoriosa

Compartir:
La Redención de Cristo fue real y victoriosa

La redención de Cristo es algo real que sucedió en la persona de Jesús cumpliendo así el propósito del Padre al completar el propósito por el cual fue enviado a este mundo de pecado, el cual es, ofrecernos un camino por el cual todos puedan ser salvos.

El pasaje de la Escritura del devocional de hoy es Efesios 4:8-10,

8 Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. m

9 Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?

10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.

Antes de que Jesús ascendiera, ¿qué hizo? Él descendió. Yo no escribí eso. La Biblia dice eso. Y cuando descendió, ¿qué hizo? Llevó cautivo al cautiverio. Eso se refiere a los santos del Antiguo Testamento que estaban en lo que se llama "el seno de Abraham" o el Paraíso.

Jesús bajó allí. Estaban en cautiverio en el sentido de que no podían ir al cielo hasta el sacrificio de Cristo. Pero después que Cristo murió, habiendo pagado el precio por nuestros pecados, fue y vació el Paraíso y llevó cautiva a la cautividad. Él trajo a esos santos al cielo.

Esto es lo que quiero que imagines. Jesús, a través de Su muerte y resurrección, derrotó al infierno y a la muerte. Le quitó las llaves al diablo, lo despojó de su poder y su autoridad, y ganó la redención para la raza humana.

Luego fue al Paraíso y allí vio a Abraham, David, Moisés, Ezequiel, Josué, Ester, todo el pueblo que servía al Señor bajo el Antiguo Pacto.

Abrió la puerta y dijo: "¡Oigan, muchachos! ¡Hora de volver a casa! ¡Ya está hecho! Lo que los profetas profetizaron, ¡aquí estoy! Yo soy la verdad. ¡Es hora de dejar este lugar y venir al cielo conmigo!"

Entonces Aquel que descendió, ascendió, guiando a todos esos santos del Antiguo Testamento al cielo con Él! Y envió de regreso al Espíritu Santo el Día de Pentecostés para darnos poder para contar la historia de Su resurrección y Su victoria.

Hagamos de eso nuestra pasión! Para proclamar a Jesús resucitado que ha pagado el precio de nuestra redención.

No hay comentarios