Home Top Ad

El tesoro en vasos de barro

Compartir:
Tesoro en vasos de barro

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros. 2 Corintios 4:7

Hoy en día, el aspecto exterior parece ser el principal atractivo. La superación personal parece ser nuestro mayor objetivo. Cualquier cosa que podamos hacer para hacernos vernos más jóvenes, más ricos, más sexy o más sanos está de moda. Nuestra cultura dice que se trata de lucir bien.

Sin embargo, Pablo no se enfocó en el contenedor perecedero, sino en el imperecedero. Esto es, no nuestro cuerpo, sino su contenido eterno y de valor incalculable - el poder de Dios que mora en nosotros.

Pablo nos dice que somos como tinajas de barro común, que son creadas de la tierra, pero por dentro poseemos la brillante luz de la gloria, Jesucristo, y lo llevamos como un tesoro dentro de nosotros. El recipiente exterior de nuestro cuerpo no es tan importante como el glorioso tesoro de Cristo en su interior.

No es el candelabro en sí mismo lo que nos atrae hacia él, sino la luz brillante que emana de su interior. La luz cálida y suave que sale del frasco es la más importante.

Y de la misma manera, la parte más importante de nosotros no es nuestra apariencia física, sino la luz de Cristo resplandeciendo de nosotros, atrayendo a otros hacia Él.

Nadie verá a Cristo en nosotros si sólo estamos trabajando en nuestro ser exterior. Después de todo, sólo somos vasijas de barro. Es la vida interior, la vida de Cristo dentro de nosotros lo que nos hará verdaderamente hermosos.

No hay comentarios